en Español

Everyday CF en Español

Continúe leyendo para obtener consejos prácticos para enfrentar las transiciones de la vida y cuidar del cuerpo y la mente. También encontrará recetas deliciosas e inspiración para cocinar, junto con información y recursos que puede descargar para ayudar a controlar la fibrosis quística (FQ).

Salud

Obtenga más información sobre cómo llevar una buena nutrición, mantenerse físicamente activo y mantener una mentalidad saludable se convergen.

Salud

Sumergirse en la nutrición
Aunque la información a continuación puede ayudarlo a tomar decisiones informadas a la hora de las comidas, siempre consulte con un dietista en su Centro de atención de FQ antes de hacer algún cambio en su dieta.

Comprender las grasas
Todos sabemos que la dieta de FQ está cargada de grasas. Sin embargo, hay distintos tipos de grasa:

  • Las grasas vienen en todo tipo de formas y tamaños. Todas las grasas son una mezcla de ácidos grasos saturados e insaturados (poliinsaturada o monoinsaturado) en proporciones diferentes
  • Grasas insaturadas (también conocidas  como las queposiblemente desees comer más) incluye aceites vegetales, nueces y semillas, y pescado graso como el salmón
  • Grasas saturadas (también conocidas como las que debes consumir con cuidado) incluyen carne grasa, pollo con piel, tocino, aceite de palma y coco.
     
  • Las grasas realizan un trabajo importante. Acumulan muchas calorías y eso significa contar con más energía
  • En realidad, las grasas son buenas para usted. On una fuente de nutrientes, como los ácidos grasos esenciales y la vitamina E. Según las Pautas dietéticas para los estadounidenses del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), las grasas insaturadas y aceites son parte de los “hábitos alimenticios saludables” que también incluyen frutas, verduras, proteínas, lácteos y granos

Balancear los electrolitos
Las personas con FQ son propensas a presentar disminución de electrolitos por la sudoración. Es entonces cuando se necesitan más electrolitos:

  • Cualquier situación que lo haga sudar más, por ejemplo, cuando hace calor, cuando va al gimnasio o cuando come alimentos picantes
  • Cuando presenta determinadas enfermedades, como gripe: la fiebre y la diarrea pueden provocar la pérdida de electrolitos. También absorbe menor cantidad de electrolitos cuando pierde el apetito.
     

Comer una dieta rica en sodio renueva sus electrolitos. Así que, beba más bebidas deportivas, use más sal cuando cocina y coma más comidas saladas, como embutidos, queso, salsa de soja, sopas y caldos de carne y pizza.
 

¿Tiene hijos pequeños con FQ?

¿Tiene hijos pequeños con FQ?
De ser así, trate de hacer que participen en la preparación de la comida. La próxima vez que prepare su comida favorita, póngalos a cargo de agregar 1 o 2 de los ingredientes. Es una gran manera de controlar su dieta mientras les enseña una habilidad valiosa que les será útil en la adultez.

Mantenerse activo con FQ


Antes de comenzar cualquier actividad física o ejercicio, consulte con su médico para ver cuál sería la actividad correcta para usted.

Las mejoras diarias que pueden resultar del ejercicio que incorpora a su rutina incluyen:

Mantenerse activo con FQ
  • Beneficios de la respiración. Cada vez hay más evidencia que indica que el ejercicio y la actividad física pueden mejorar el funcionamiento de los pulmones. También puede ayudar a las personas con FQ despejar las vías respiratorias. Traducción: ¡mejor eliminación de la mucosidad, pulmones más sanos! Pruebe algunos de estos ejercicios de respiración ahora.
  • Relación cuerpo-mente. Se ha probado que la práctica regular de ejercicio:
  • Disminuye los síntomas de la depresión y la ansiedad
  • Mejora la calidad del sueño
  • Mejora la calidad de vida relacionada con la salud: la percepción de algunas personas sobre su salud mental y física

 ¿Busca más motivación para mantenerse activo?
  Use estos consejos para comenzar:

  • Únase a un equipo. Trate de unirse a un equipo deportivo, hacer ejercicios con amigos o buscar un compañero de entrenamiento
  • Agréguele música. Haga una lista de reproducción de música para hacer ejercicio así mantener las actividades interesantes, incluso durante ejercicios repetitivos. Esto le ayudará a mantener el ritmo
  • Establezca pequeñas metas alcanzables. Una vez que alcance esas metas, puede usarlas como la base para mayores desafíos. Por ejemplo, si disfruta andar en bicicleta, intente recorrer 1 o 2 millas los fines de semana y continúe trabajando hasta llegar a hacer la misma distancia todos los días

   Intente incluir como un hábito:

  • Guarde un bolso de gimnasia adicional al trabajo o en su auto. Luego, puede ir al gimnasio o a correr durante la hora del almuerzo o cuando lo desee.
  • Abastecerse de bebidas deportivas. Estas bebidas contienen, en general, gran cantidad de electrolitos y pueden ayudarlo a reemplazar los electrolitos que pierde con el sudor
  • No pierda ni un instante. Mantenga su rutina de ejercicios con estas decisiones diarias:
  • Evite el ascensor y opte por las escaleras
  • Haga ejercicios corporales simples, como flexiones, planchas y abdominales mientras mira la televisión
  • Haga las tareas domésticas: una gran forma de cuidar de su hogar y su cuerpo


Mantener una mentalidad saludable. 
Reducir el estrés, mantener una actitud positiva y dormir más son algunos aspectos para mantener una mentalidad saludable. Comience con el pie derecho al tratar de aplicar algunos de los consejos y trucos que se detallan a continuación.

Mantener una mentalidad saludable.

   Estas estrategias pueden ayudarlo a mantener el estrés bajo control:

  • Respiración profunda. Se ha demostrado que la respiración profunda  reduce el estrés. Le ofrecemos algunos ejercicios de respiración para ayudarlo a relajarse en cualquier momento
  • Intente con algunos ejercicios de relajación. Las técnicas de relajación para aliviar el estrés, como el yoga y la meditación, pueden ayudarlo a controlar el estrés, y también a reforzar su sistema inmune
  • Controle su postura. Una postura erguida disminuye los niveles de cortisol, una hormona del estrés
  • Recuerde sonreír. Sonreír, incluso si no tiene ganas, puede levantar el ánimo y aliviar el estrés
  • Contemple un escenario de la naturaleza. Se ha probado que observar imágenes de escenarios de la naturaleza después de un evento estresante puede acelerar la recuperación de la fuente del estrés
  • Mantenga la calma y haga las cosas que lo hacen feliz. Intente escribir, dibujar o leer, cualquier cosa que esencialmente le dé paz mental y lo aleje de lo que lo provoque estrés

 
Mantenga una actitud positiva con estos 3 pasos:

  1. Control interno. ¿Tiene más dificultad para respirar que lo usual? ¿No tiene apetito? Lo que sea que sienta, tome nota y cuénteselo a su equipo de atención médica
  2. Fijar una fecha. Sienta que tiene un mayor control de su salud al programar una cita con su equipo de atención médica. Sea lo más específico posible cuando explica la razón de su visita
  3. Concentrarse en lo que lo divierta. Una vez que su cita esté programada, intente organizar una actividad divertida y recuerde que está tomando medidas

   Le ofrecemos algunas ideas para ayudarlo a dormir mejor a la noche:

  • Intente relajarse. Considere limitar el uso de la televisión, las computadoras portátiles, los teléfonos y las tabletas antes de irse a dormir. También, trate de reservar tiempo suficiente entre el tratamiento y el momento de irse a la cama. Esto le ayudará a despejar su mente para que pueda dormirse con más facilidad
  • Colóquese un par de calcetines abrigados. Calentar los pies fríos, le permiten a su cerebro saber que es momento de dormir. Por lo tanto, mientras más rápido los caliente, más rápido se dormirá
  • Converse con su equipo. Para comprender cómo lograr dormir mejor, consulte con su equipo de atención de FQ